8.5.18

Pintadas y patrimonio




Fotomontaje con graffitis y diversas pintadas de Tarragona. Mayo de 2018.

A principios de año nos llamó la atención una notícia del Diari de Tarragona [i]: el Área de Patrimonio del Ayuntamiento y la Reial Societat Arqueològica Tarraconense (RSAT) denunciaban la aparición de pintadas alrededor de la Muralla Romana (Bien Cultural de Interés Nacional) y la fachada del Museo Arqueológico. No es la primera vez que inscripciones y dibujos furtivos con spray surgen en las inmediaciones de la muralla: en el mes de enero de 2017 se abrieron diligencias por unas firmas [ii] en el Baluard de Sant Antoni y en julio del mismo año también eran noticia unos dibujos en el paseo Torroja [iii].


Recorte del Diari Més. Pintadas en la muralla de Tarragona. 2 de Enero de 2018.


Este conflicto no es nuevo, hace muchos años que escuchamos noticias relacionadas con la aparición de graffitis en la ciudad, especialmente en los barrios del Serrallo y la Parte Alta donde -debido a sus calles estrechas y poco transitadas- prolifera esta práctica. No se habla tanto, sin embargo, del estado de abandono que sufre la ciudad y que también es un punto a tener en cuenta: tal como explica la arquitecta Cristina Saez De Juan en una notícia reciente sobre el barrio del Serrallo [iv] «según la teoria de las ventanas rotas, si un inmueble no se arregla pronto comienza a extenderse el problema porque se transmite un mensaje de abandono». Es necesario señalar, por ejemplo, que la aparición de las tres firmas en el MNAT no fue de la noche a la mañana, tal y como relatan -probablemente por ignorancia- algunos medios [v] sino que fueron apareciendo progresivamente por la inacción sobre el primer tag. El muro del MNAT se convirtió pasado medio año -desde agosto de 2017- en un desafortunado Hall of Fame. Esta misma situación de abandono es la que dio pie también a las pintadas del Fortí de la Reina en junio del año pasado. [vi]

Lo más triste de esta situación no es solamente la agresión contra el patrimonio de todos, sino también la reacción de los cargos políticos que anuncian felizmente la persecución de los jóvenes. «Espero que ben aviat enxampem els autors. Cada vegada estem més a prop d’aconseguir-ho» decía el alcalde en su cuenta de Facebook el 20 de julio de 2017. Begoña Floria, por su parte, hizo una llamada de manera más diplomática para que se dejara de pintar sobre el patrimonio.[vii] Por supuesto, esto no impidió que en agosto las pintadas volvieran a ser notícia. Esta vez anunciando un incremento en las sanciones y asegurando que se había contratado a un grafólogo para ayudar en las investigaciones policiales.[viii] También se citó un encargo de sesiones formativas al Instituto de Educación para la sensibilización en las escuelas e institutos, una medida en la que no se ha profundizado demasiado ni para la que se ha contado con las entidades locales que apoyan el graffiti y el arte urbano (de ello deducimos que con 'sensibilización' en realidad se refieren a 'control y prohibición').

A finales del pasado enero, poco después de las notícias sobre los graffitis del entorno de la muralla, salía un nuevo tema de conversación sobre la convivencia entre los escritores y los vecinos: una serie de firmas aparecidas en el mobiliario público de la Plaça Corsini.[ix] Era cuestión de tiempo que volviera a saltar este tema en la prensa y, lamentablemente, en febrero nos sorprendió a todos la notícia de unos graffiti sobre la fachada principal del Mercado Central.[x] Un acto especialmente desgarrador después de casi una dècada de obras –que hemos pagado todos los contribuyentes–. Este hecho ha sido el desencadenante de toda una serie de comentarios y declaraciones en contra de los escritores de graffiti: por parte de la consellera de Comerç (Elvira Ferrando), el conseller de Seguretat (Javier Villamayor), el Alcalde de Tarragona (Fèlix Ballesteros) y -como es comprensible- de las asociaciones de vecinos a través de la aplicación municipal «Epp!».[1]



 Graffitis en la fachada del Mercat Central de Tarragona. Foto-denúncia. Febrero de 2018.


No podemos dar cifras objetivas sobre su evolución en la ciudad pero podemos afirmar que el graffiti poco a poco se ha ido convirtiendo en uno de los problemas de convivencia más comentados, y probablemente al que se la ha dado más bombo en los medios por la proximidad de los Juegos del Mediterráneo.[xi] Otra noticia reciente, por ejemplo, fue la aparición de la inscripción «Quina merda més grossa», sobre la polémica estructura de hierro del Circo Romano [xii] (una crítica con la que el vecindario y los expertos en arqueología se encuentran identificados). En este caso, lógicamente no podemos hablar de graffiti (como firma) sino de una reivindicación o manifestación contra un elemento que ya de por sí es invasivo y antiestético. ¿Acaso hacer desaparecer las pintadas no implicaría hacer callar a la ciudadanía?

Desde Polígon no podemos compartir la criminalización indiscriminada a la que se somete el graffiti en los medios de comunicación (que afecta a la imagen de todo un movimiento cultural). Es un tema delicado, pero es una realidad comprobada que el aumento de la penalización tan solo causa un efecto rechazo: multiplicando la aparición de firmas rápidas y -en general- sin interés estético o artístico.[2] En el caso de la agresión contra el patrimonio, ¿podemos encontrar soluciones que vayan más allá del refuerzo de la vigilancia o de la prohibición y persecución?

Necesitamos de unas políticas públicas innovadoras y valientes, que regulen espacios de libre expresión artística: incluyendo el graffiti como una práctica recreativa propia de la cultura contemporánea -y con más de 50 años de historia-, así como sucede con otras actividades que ya disponen de su espacio como el skate, el fútbol o el basquet.[3] En este sentido, algunos artículos del Diari de Tarragona van mejor encaminados en la resolución del conflicto [xiii]. Una vía para resolver el conflicto podría ser la cesión de muros libres para pintar en la ciudad –como los del margen del rio Francolí, que desgraciadamente aún no están regulados para ello- un compromiso de este tipo demostraría el éxito de una sociedad democrática con respeto a la pluralidad de opiniones y estéticas.


Gama de colores típica de Tarragona. Marzo de 2018. Fotografía realizada por el autor.

Otra solución al problema de la contaminación visual podría ir de la mano de las asociaciones culturales de la ciudad. Una pregunta que nos hacen cada vez más personas es: ¿en lugar de gastar 70.000€ en borrar parcialmente los graffiti (afeando aún más la ciudad) porqué no se promueven los murales y intervenciones artísticas en medianeras y muros cedidos por los propietarios? ¿Realmente existe un planteamiento del paisaje urbano en Tarragona?

Por otra parte, también se tendrán que explorar soluciones a través de la concienciación y la educación en las aulas, poniendo sobre la mesa de manera amplia y detallada la relación entre el patrimonio y el graffiti sin hacer de ello juicios de valor o visiones sesgadas y parciales. Es nuestro deber ahondar en una mirada crítica que señale la importancia de la preservación de los bienes culturales y artísticos (incluyendo los que el propio movimento graffitero nos ha dejado en sus 50 años).[4]

Indudablemente la convivencia con el graffiti no tendrá una solución rápida e inmediata, pero la didáctica y su normalización ayudará a reducir estos actos lamentables sobre el patrimonio de la ciudad.

Darío Cobacho
8 de Mayo de 2018


[1] Epp! Tarragona. Aplicación de avisos en la via pública.
http://web.tarragona.cat/epp/
[2] Ver al respecto el documental «Barcelona Rise and Fall»:  
https://vimeo.com/62147092

[3] Ver al respecto «¿Dónde están los muros libres?» de Fernando Figueroa: http://www.ensayosurbanos.com/2017/08/02/i-donde-estan-los-muros-libres/

[4] Ver al respecto «Comienza la restauración de la firma de Muelle» de J.Abarca:  


NOTÍCIAS EN LA PRENSA (2017-2018)
[i] 22/01/2018 | Diari de Tarragona
Las pintadas afean fachadas y monumentos de toda la ciudad
https://www.diaridetarragona.com/tarragona/Las-pintadas-afean-fachadas-y-monumentos-de-toda-la-ciudad-20180211-0009.html

[ii] 17/01/2017 | Diari de Tarragona
La Fiscalia intervé en les pintades de la Muralla
https://delcamp.cat/tarragona/politica/la-fiscalia-interve-en-les-pintades-de-la-muralla

[iii] 21/07/2017 | TAC12 + Delcamp
Tarragona estudia obrir diligències per les pintades a la muralla romana
http://www.tac12.tv/tarragona/arxiu-tarragona/item/229-tarragona-estudia-obrir-diligencies-per-les-pintades-a-la-muralla-romana
Tornen a pintar la muralla i l'alcalde Ballesteros es torna a indignar
https://delcamp.cat/tarragona/politica/tornen-a-pintar-la-muralla-i-lalcalde-ballesteros-es-torna-a-indignar

[iv] 16/02/2018 | Diari de Tarragona
Serrallo, la cara oculta
http://actualitatpenal.cat/2018/02/16/serrallo-la-cara-oculta/
[v] 10/01/2018 | Diari de Tarragona
Apareixen pintades al mur de l’Arqueològic
http://www.diarimes.com/noticies/tarragona/2018/01/10/apareixen_pintades_mur_arqueologic_31315_1091.html
[vi] 17/06/2017 | Diari de Tarragona
La arqueológica lamenta las pintadas aparecidas en el Fortí
[vii] 25/07/2017 | Diari de Tarragona
Si us plau, prou pintades
http://tarragona.socialistes.cat/es/noticia/si-us-plau-prou-pintades
[x] 22/01/2018
El Mercat Central es desperta amb pintades a la façana
https://delcamp.cat/tarragonadiari/successos/mercat-central-desperta-pintades-facana-principal 
 
[xiii] 18/06/2017
El problema de los grafitis